Skip to content

La falta de una buena educación sexual conlleva tener menos recursos y más dificultades para afrontar los problemas y/o dificultades

Desde que nacemos nos vamos construyendo como hombres y mujeres a través de los distintos procesos y experiencias que vivimos a lo largo de la vida y que tendrán repercusión a nivel psicológico, fisiológico, social, emocional, conductual… La falta de una buena educación sexual conlleva tener menos recursos y más dificultades para afrontar los problemas y/o dificultades. Por tanto, las herramientas que adoptemos y manejemos serán las que harán que vivamos una sexualidad saludable y satisfactoria.

A través de la educación sexual pretendemos contribuir a que las personas adopten recursos para así poder tomar decisiones libres, desde el respeto, la responsabilidad en sus relaciones con los demás, la comunicación, las emociones, las vivencias, las individualidades, valores, gustos, afectos, habilidades sociales, creencias, deseos… que les lleven a vivir su sexualidad de la manera más satisfactoria posible.

La sexualidad implica todas las edades, todo el cuerpo, todas las relaciones. Cada persona es única e irrepetible en su forma de vivir y expresar su erótica por lo que conocerse, aceptarse, quererse y expresar nuestra sexualidad de forma que seamos felices es el objetivo a conseguir.

Mediante la expresión de la sexualidad buscamos placer, relacionarnos y reproducirnos. Pero no siempre los tres. Por tanto, la educación sexual también incluye la concepción, reproducción y métodos anticonceptivos para elegir libremente si queremos o no tener hijos. Además de prevenir Infecciones de Transmisión Genital (ITGs), sabiendo que quien disfruta de su sexualidad evita consecuencias no deseadas.

Aprender a comunicarnos, a resolver conflictos, a conocer nuestro cuerpo, nuestra sensibilidad y placer, las distintas posibilidades de expresarnos, no solo con el coito sino también a través de besos, caricias, masturbación… siendo libres de elegir lo que queramos en cada momento y decidir si queremos compartirlo o no.

SE TRATA DE SER FELICES ANTES, DURANTE Y DESPUÉS DE LAS RELACIONES SEXUALES, HACIÉNDOLO DESDE EL PLACER Y EL PROPIO DESEO

La EDUCACIÓN SEXUAL debe abarcar mucho más que la información. Debe dar una idea de las actitudes, de las presiones, conciencia de las alternativas y sus consecuencias. Debe de aumentar el amor, el conocimiento propio, debe mejorar la toma de decisiones y la técnica de la comunicación

OMS

1983
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad