Skip to content

Diversidad en la forma de expresarnos y relacionarnos con nuestra sexualidad

Cuando hablamos de sexualidad hacemos referencia a todas las edades, culturas, orientaciones del deseo, identidades sexuales, personas con diversidad funcional (física, intelectual, sensorial), personas con pareja y sin pareja, con diferentes creencias, moral y religiones… Hay tantas sexualidades como personas. Por lo que hablamos de SEXUALIDADES EN PLURAL. Cada persona es única e irrepetible en su sexualidad y debemos atender todas las realidades y necesidades situándolas en el mismo nivel.

También es diversidad la sexualidad de todo el cuerpo y no solo los genitales. El modelo sexual construido en nuestra sociedad basado en la “idea del sexo para reproducirse”, mantiene el coito como práctica principal de la vida sexual, dejando de lado así a muchas personas: con diversidad funcional, personas mayores, homosexuales…

Diversidad en la forma de expresarnos y relacionarnos con nuestra sexualidad, cada persona con sus particularidades, gustos y deseos. Tocar, besar, chupar, masajear, masturbarse a uno mismo o al otro, acariciar todas las partes del cuerpo desde el cuello a los pies, cosquillas, cogerse de la mano, compartir fantasías… Quedarnos en el coito es limitar las múltiples posibilidades de nuestra sexualidad y de nuestro cuerpo. Somos diversos y como tal debemos respetar las diferentes formas de pensar, sentir y vivir la sexualidad de los demás, siempre que no se haga daño a nadie.

DEBEMOS RESPETAR LAS DIFERENTES FORMAS DE PENSAR, SENTIR Y VIVIR LA SEXUALIDAD DE LOS DEMÁS

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad